I Festival de Street Food y teatre en valencià en Las Naves

la regional 4

¿Sabes lo que es el street food? Originario de los Estados Unidos y cada vez más de moda en las capitales europeas, la comida callejera o truck food se reinventa, convirtiéndose en un movimiento cultural que combina calidad, comida sana y buen precio.

El Contravan Street Food Festival tendrá lugar el 23 y 24 de mayo en Las Naves (Espai d’Innovació i Creació).

12 participantes dispuestos a dar lo mejor de sí mismos y sorprender con sus originales propuestas gastronómicas a precios asequibles. El visitante podrá hacer un recorrido por la gastronomía internacional de la mano de Corazón de Ágave, un food truck muy peculiar que nos transporta a los sabores originales y tradicionales de México, viajaremos a Colombia con las deliciosas arepas, empanadas y patacones de carne, pollo, de Les Delícies del Nil, y de la mano de los venezolanos Antojos Araguaney, disfrutaremos de una exquisita carne de buey Angus a la parrilla.

Al más puro estilo “buffalo skull”, Mariane, creadora de Bluebellcoffe nos transmitirá su pasión por los Estados Unidos, donde vivió y de donde trajo la idea para su cafetería ubicada en el barrio de Ruzafa. Además de probar su limonada de pepino, arepa con queso, o hummus de remolacha con alubias… asistiremos expectantes a una demostración de la preparación de café filtrado, una de las especialidades de la casa.

Ya en Europa, una “fina y delicada” Ma Petit Creperie, a lomos de su caravana vintage del 73, nos trasladará al viejo París, con sus crêpes dulces y salados preparados con mucho mimo. Con marcado acento italiano, Wonderfoodtruck reinterpretará tanto la piadina con opciones contundentes y veganas y las mini pizzas que pasan a formato tosta con algún ingrediente añadido, como el paté de berenjena y chimichurri con “guarra”, o la de all i oli de albahaca con sardina o boquerón y cebolla marinados.

La nota más cañí la pondrá el Chiringuito del Señor Martín con su “pescaito” frito. Entre su oferta resultan irresistibles los cartuchitos de boquerones victorianos fritos en aceite de oliva virgen. Mientras, La Pick Up, como buena mallorquina, eleva el porc negre a la categoría que se merece con un buen bocata de este manjar. Es la única raza porcina autóctona de la isla con carne tierna y manteca saludable, alimentado,mimado y venerado con gran fervor.

Como mercado gastronómico de calidad, en contraVAN el visitante podrá encontrar opciones para todos los gustos. Bocados deli “on the road” como los que proponen los chicos de La regional. Bagels, cocas y molletes elaborados con buena materia prima y servidos sobre una Hergo Bambi del 77. Como aseguran sus artífices, “una cocina que no busca camuflar nada ni hacer florituras”. Filosofía que comparte Cocotte&Co, su bakery enfrente de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, es punto de referencia del buen hacer en la capital. Sorprenderán con platos mediterráneos de fusión, como un reinventado cuscús marroquí o un tartar de tomate con mozzarella.

A la tendencia del Street food se suman también los chefs de Mar d’ Avellanes. Su fórmula gastronómica está triunfando en Valencia, alta cocina asequible a todos los bolsillos con preparaciones como el sándwich de txangurro con cremoso de aguacate, pulpo parrilado o viera con emulsión de guisantes.

La I Edición de ContraVAN es posible gracias a la colaboración y el apoyo de LAS NAVES y el Ayuntamiento de Valencia y al patrocinio de Cerveza Turia, la cerveza tostada de Valencia, de las Bodegas Nodus, cuyo vino El Renegado hunde sus raíces en el interior de esa misma comunidad y, por último, de las genuinas Bodegas Osborne que aprovecharán ContraVAN para lanzar al gran público su ginebra Ampersand, elaborada con cítricos españoles y destilada en Inglaterra y endulzarán la tarde con el mítico ron venezolano Santa Teresa.

Rufinaehijas-27

Y además, en el LN3 Espai Mutant de Las Naves, el domingo 24 de mayo a las 12h, “M i les Balenes” de Lupa Teatre. Una cuidada y divertida puesta en escena en la que juguetes antiguos, títeres, música y audiovisual se unen a la palabra en una representación en la que la curiosidad, el azar, la experimentación y la improvisación se dan la mano. “M i les balenes” se articula en dos grandes bloques, por un lado, el del juego como mecanismo de aprendizaje, en la necesidad de jugar para continuar aprendiendo, “jugar con nosotros mismos pero también, con los demás”, tal y como señalan desde la compañía. En el caso del otro bloque, el del autoconocimiento de los niños, tanto emocional como social, “trabaja con los conceptos de empoderar la propia voz frente a la voz del otro, pero también, a su lado”.

X